Escribir en Internet es fácil…. ¡Lo verdaderamente difícil es comunicar! ¿Quieres mejorar milagrosamente los artículos que publicas en tu blog? ¿Te gustaría aprender a resucitar textos muertos? ¿Evangelizar a tu audiencia…? Aquí tienes diez consejos de copywriter para escribir posts en tu blog y asombrar a todos con tu estilo.

Consejos de copywriting para sorprender a todos

Estoy convencido de que el título del post ha llamado tu atención. Probablemente has pensado “Buah… Qué pretencioso…”. Apuesto a que has entrado a leer el post con la intención de mofarte de ese copywriter que dice ser capaz de dar consejos para escribir tan bien como el altísimo. Y lo cierto es que está totalmente justificado. Yo habría empezado a leer el texto que tienes delante con el mismo espíritu sardónico.

Pero te prometo que no soy nada presuntuoso. Quienes me conocen saben que soy mi más despiadado crítico, y me obligo a practicar la humildad siempre que puedo. Si me dejas un momento verás lo adecuado de la analogía divina.

Siempre debes imitar lo que funciona. Y por supuesto, añadir originalidad en el proceso. Pero la fase de imitación es necesaria. Debes, por tanto, imitar a los copywriters, si lo que quieres está relacionado con el copywriting o la redacción publicitaria. Y según Mariano Castellblanque, Dios ha sido el mejor redactor publicitario de la historia:

“…el primero en crear el primer anuncio, el más efectivo, el más notorio, el que mayor recordación ha conseguido en la historia de la humanidad, el que más ventas ha logrado, el que ha obtenido la imagen de marca duradera y todo ello con un solo anuncio: las Tablas de la Ley y sus Diez mandamientos”.

Pero soy más partidario de los hechos que de las creencias, y como Castellblanque, yo tampoco creo que el éxito de aquel mensaje se deba a milagro alguno…:

“Dios conocía a su audiencia. Los hijos de Israel que comenzaban a consumir otros ídolos y a celebrar fiestas adorando animales. Dios tenía un claro objetivo de comunicación: conseguir que los hijos de Israel adoraran a Dios y obedecieran sus preceptos. Dios había resumido sus ideas en diez claros claros conceptos y realizó una sola campaña y un solo anuncio: las Tablas de la Ley.

No quiero contradecir a Castellblanque, pero creo que las Tablas de la Ley también podría haberse considerado no tanto como el mejor anuncio, sino como el mejor post. Su formato nos recuerda a algunas normas que usamos al redactar en blogs: incluye una lista, la anuncia desde el título (los 10 Mandamientos) y explica cómo hacer algo (rendir culto correctamente).

Pero hay otra razón para recurrir a la analogía divina. Si necesitas consejos de copywriting para escribir buenos posts quizá estés haciendo inbound marketing (“marketing de atracción), gestionando un blog corporativo, o un blog profesional vinculado con el ejercicio de tu profesión. Si es así, buscas lo que todos buscamos: multiplicar los panes y los peces. “¿Por obra de un milagro divino…?” ¡No! Vas a lograrlo empleando técnicas de  copywriting como las que describo a continuación 😉

Recomendaciones de copywriting que puedes aplicar en los posts de tu blog para lograr un resultado increíble

Coge papel y lápiz, guarda el post en favoritos, cópialo y pégalo en un documento de Word o móntatelo como quieras… Pero guarda esta información que luego se te olvida y la pierdes…

#1. Define a tu “lector ideal”

Cuando una empresa elabora su plan de marketing debe definir a los buyer persona. Se trata de los clientes ideales. Los que realmente te compran la idea (o mejor aún, tu producto). Tus propios “hijos de Israel”.

Pues en el caso de los copywriters, ¡también! Los textos que escribes en tu blog corporativo o profesional, incluso desde un enfoque de imbound marketing, que trata de atraer al usuario en lugar de mandarle mensajes publicitarios indeseados, tiene como finalidad vender. En ese sentido puedes aplicarte perfectamente la técnica de definir a tu buyer persona. En el caso de los blogs, algunos compañeros lo llaman “reader persona”. Pero el concepto es el mismo.

La idea es que si tratas de escribir para todos, no llegas a nadie. Debes escribir para una persona concreta. Un perfil ideal en el que encaja esa parte de tu público que acabas convirtiendo en seguidor/suscriptor/cliente.

Ponle nombre. Delimita su edad. ¿En qué trabaja? ¿Cuánto cobra al año? ¿Tiene hijos…? En serio, ¡aunque parezca una chorrada, no lo es! Cuanto más lo definas más fácil te resultará ponerte en su piel para saber cómo piensa, qué necesidades tiene, cómo siente, etc.

#2. No abuses del lenguaje comercial

Cuando alguien no calibra correctamente el enfoque comercial en sus textos aparecen brigadas completas de signos de interrogación y de exclamación. Las calls to action (CTA) o “llamadas a la acción” se lanzan a gritos para forzar al usuario a comprar o a realizar la acción que esperamos que haga.

Habrás leído un montón de veces frases como: “No me lo puedo creer!!!!!!!”, “¡¡¡¡Compra ahora!!!!”, o “Todavía te lo tiene que pensar???????”.

Algunas personas creen intuitivamente que esta forma de redactar da un mayor énfasis expresivo a lo que dicen, exclaman o preguntan. ¡Es un error!

¿O acaso no es suficientemente contundente el “No matarás” de los Diez mandamientos en Éxodo 20:13? Y como ves, no le hizo falta ningún signo de exclamación…

De hecho, cuando se colocan demasiados signos en el asunto de un correo, normalmente el filtro antispam lo trata como si fuera un email basura y lo coloca en la bandeja de Correo no deseado. Por algo será…

Las normas que rigen el uso de los signos de exclamación e interrogación son bastante flexibles. Nos incluso crear combinaciones:

-¡¿Con lo que te gusta el cine y te lo vas a perder?!

-¡Te van a despedir y estás tan tranquilo?

-¿¡Qué mosca te ha picado!?

-¿Estás tan emocionado como yo!

Son diferentes formas de expresar la entonación interrogativa y exclamativa de forma simultánea. Puedes usar dos o hasta 3 signos de exclamación para añadir énfasis, sí (“Y dijo: ¡¡¡Corre!!!”, “¡¡Hurra!!); pero el Diccionario Panhispánico de Dudas relega este uso a la literatura. No pienses que por gritar más vas a obtener mayores beneficios en ventas, porque puede que te lleves una sorpresa. El lenguaje publicitario tan agresivo ya no gusta nada.

#3. Crea títulos que enganchen

El titular es el principal reclamo del texto.

El título es al texto online lo que el cartel al negocio físico. Si tienes un comercio 24 horas, por poner un ejemplo, necesitas un cartel grande, luminoso, que llame la atención de los transeúntes que pasan por delante. Es la misma función que ejerce el titular en el post de un blog; si capta la atención, te leerán. Si pasa desapercibido, te quedas sin lectores del mismo modo que la tienda con una birria de cartel se queda sin clientes.

Ahí van algunos títulos que siempre funcionan:

  • X consejos sobre… (algo): “10 consejos email marketing para empresas”; “50 consejos de eCommerce ara emprendedores digitales”.
  • Los X más/mejores de Y: “Los 5 mejores blogs de viajes”; “Los 7 libros más leídos en vacaciones”.
  • Cómo hacer… (alguna cosa): “Cómo hacer una deliciosa tarta de cumpleaños”; “Cómo migrar tu blog de wordpress.com a wordpress.org”.
  • Los X errores a la hora de hacer Y: “Los 7 errores a la hora de emprender que pueden hacerte fracasar”; “Los 20 errores más comunes de los bloggers principiantes”
  • La guía definitiva sobre X: “La guía definitiva sobre Facebook Ads”; “La mega guía definitiva para el community manager”.
  • Cómo conseguir X (algo) en Y (unidad de tiempo): “Cómo conseguir 10.000 euros en un mes con marketing de afiliados”; “Cómo montar tu tienda online en solo 7 días”.

Hay muchas otras fórmulas, pero el tema daría para otro post.

Lo que siempre debes procurar es que el título sea descriptivo de lo que el usuario va a encontrar. No mientas para llamar la atención de los lectores o los perderás como seguidores potenciales. No utilices metáforas o juegos de palabras porque Google y otros buscadores lo leerán de forma literal y no catalogarán correctamente el tema del que trata tu post.

 

#4. ¡No pongas todas las palabras del título en mayúscula!

Lo has visto muchas veces, y lo vas a recordar en cuanto te ponga un ejemplo que me resulta muy chocante… Lo verás en la siguiente imagen.

ejemplo-error-de-redaccion

¡¿Por qué escribir todas las palabras en mayúscula inicial?! ¿Será porque se vende más así…?

En el título de un libro, lo único que debe ir en mayúscula inicial es la primera palabra y los nombres propios que puedan aparecer. En este caso, las únicas mayúsculas válidas son la “G” de Guía, y la “I” de Internet. Y de hecho, ahora la RAE ya no considera Internet como un nombre propio, sino común, y aconseja dejarlo en minúscula inicial, aunque reconoce como válidas ambas formas de escribirlo.

#5. Escribe lo más importante primero

Hace unos años, Jakob Nielsen, el dios de la usabilidad, realizo una serie de experimentos basados en la técnica del eye tracking, que lo que hacían era, básicamente, seguir el movimiento ocular de los usuarios para determinar cómo procesamos la información visual en las páginas web.

Una de las conclusiones más importantes fue que la mayoría de los internautas escanean el texto, en lugar de leerlo de principio a fin. Pero no lo hacen al azar, sino siguiendo un patrón en forma de “F”, como puedes ver en los mapas de calor de la siguiente imagen.

patron-lectura-en-f

¿Qué puedes hacer para llegar al lector de Internet? Pues muy fácil: escribir en forma de pirámide invertida. Coloca lo más importante al principio y desciende gradualmente en relevancia conforme vas redactando el texto. Por eso se recurre a la metáfora de una pirámide del revés para nombrar esta técnica: porque es como si colocaras todo el “peso” del texto al principio, y fueras aligerando la carga hasta el final.

Pirámide invertida, una técnica periodística que puedes usar en copywriting y marketing de contenidos

Esta técnica es original del periodismo. Es una forma de plantear las noticias, pero que también puedes aplicar al blogging, el marketing de contenidos y el copywriting. Úsala y adapta tus textos a los escaneadores.

#6. Aplica las 5 W (+1 H)

Lo has visto en la imagen de la pirámide invertida. Las 5 uves dobles (más una hache) son:

  1. What (qué)
  2. Who (quién)
  3. Where (dónde)
  4. When (cuándo)
  5. Why (por qué)
  6. How (cómo)

Debes responder a estas 6 preguntas en el texto. En periodismo se recomienda resolverlas desde el lead o entradilla (es decir, el primer párrafo que resume todo el contenido), o incluso desde el propio título. Vemos un ejemplo:

Ejemplo de uso de las 5 W y una H en la noticia

En esta noticia, que relata por cierto un acontecimiento trágico y reciente, tenemos todas las preguntas respondidas en el título y el lead:

  • Qué: más de 800 muertos (rojo).
  • Quién: los fallecidos (rojo).
  • Dónde: en Haití (azul).
  • Cuándo: tras [durante y después] el paso del huracán (rosa).
  • Por qué: por el paso del huracán Matthew (naranja).
  • Cómo: debido a la catástrofe producida por el fenómeno (verde).

Aunque el ejemplo tiene la peculiaridad de que what y el who comparten objeto (porque si bien aparecen otros actores como el millón de afectados o las autoridades del país, los protagonistas de la noticia son los fallecidos), se ve bastante clara la aplicación de las 5 W (+1 H).

En un post puedes ser un poco más flexible, porque probablemente ni siquiera uses un lead. Pero esta técnica es fundamental para desarrollar textos de todo tipo. La ausencia de cualquiera de estos elementos puede dejar el texto cojo y plantear dudas al lector.

#7. Divide el texto en varios párrafos

¡No metas bloques de texto interminable o párrafos muy extensos! Divide el cuerpo del post en párrafos breves.

Si los usuarios de Internet no leen, sino que escanean, entonces proporciónales puntos de apoyo para la mirada, de forma que puedan ejecutar el patrón “F”, y que sean capaces de determinar rápidamente el contenido del texto.

Así es más probable que conviertas a los escaneadores en lectores.

#8. ¡No escribas párrafos de una línea!

Algunos blogueros, en su afán por seguir el consejo anterior y mejorar la usabilidad y la legibilidad de sus textos, en lugar de dividir el texto en párrafos lo hacen por líneas,

El resultado es algo como esto:

Si no inviertes en formación, tu negocio irá mucho más lento.

 

 

El DIY está muy bien, pero llega momento en que tienes que crecer.

 

 

Realizar una pequeña inversión siempre que puedas te permite ir más rápido.

 

 

Dar un salto cualitativo y alcanzar más rápidamente tus netas.

 

 

Pruébalo, ¡y verás que funciona!

 

 

Invierte en ti, invierte en formación.

 

Quizá te parezca una forma limpia de escribir. Pero ¿te imaginas leer un post de 1000 palabras escrito así…? Te obligaría a hacer scroll constantemente y acabarías cansado de correr la pantalla hacia arriba para llegar a la conclusión de cada argumento.

La norma es: una idea por párrafo. Si vas a pasar a otra idea, saltas a un párrafo nuevo. ¡Pero nunca una línea por párrafo!

#9. No empieces el texto con adverbios de tiempo

Tenemos costumbres muy feas a la hora de escribir. Y lo más curioso es que en la escuela, el instituto o en la universidad nadie nos dijo que esas fórmulas eran pésimas para dar vida a un texto. Al contrario. Nos estimularon para que siguiéramos utilizándolas.

Lee las siguientes formas de empezar:

  • “Hoy en día todo está conectado a Internet…”  (texto sobre la Internet de las cosas).
  • Actualmente, las redes sociales son cada vez más importantes…” (post sobre formas de publicitar un negocio por Internet).
  • “Frecuentemente escuchamos que las aplicaciones están adquiriendo mucha importancia” (artículo sobre tendencias en la descarga de apps).

Los adverbios de tiempo como frecuentemente, hoy en día o actualmente pueden ser útiles para ubicar al lector en el tiempo en el que transcurren los hechos que vamos a relatar. Pero cuando se escriben al principio de un texto, suelen utilizarse como un comodín al que sigue una afirmación general, obvia o vacía que simplemente sirve de excusa para empezar a redactar.

Al tratarse de comodines que se emplean de forma independiente a su finalidad original, estoy convencido de que a nadie le extrañaría leer cosas como “Hoy en día el fax se ha vuelto imprescindible en nuestras vidas…”, o “En la actualidad, la diligencia se ha convertido en un medio de transporte de viajeros indispensable para cubrir grandes distancias…”.

Pero ¿por qué empezar afirmando algo obvio que nadie ha puesto en duda? ¿Aporta algo valioso un comienzo así? Yo diría que no.

Además, en algunos casos la oración al completo es una petición de principio: ¿en qué medida está todo conectado a Internet?; ¿cómo demuestras que las redes sociales son más importantes hoy que ayer?; ¿de veras están adquiriendo tanta importancia las apps…? Aunque todas las afirmaciones son verdaderas, deberían apoyarse en hechos, como si fueran dirigidas a alguien que nunca hubiera escuchado nada sobre Internet, las RRSS o las apps.

Olvídate de comodines y apóyate en datos objetivos:

  • “Los expertos calculan que gracias a la Internet de las cosas, en el 2020 habrá 50.000 millones de dispositivos conectados a la red”.
  • “Según IAB Spain, el 81 % de los internautas entre 18-55 años usa las redes sociales”.
  • “Entre usuarios de iOS y Android las descargas de aplicaciones alcanzaron los 150 mil millones en el 2015”.

¿Se nota la diferencia?

#10. ¡Saca la Navaja! 

¡Tranquilo, tranquilo!, me refiero a la de Ockham… En ciencia se aplica un criterio que ayuda a los científicos a encontrar la explicación más simple para los hechos observados. Este método es conocido como la Navaja de Ockham, porque se remonta a un principio propuesto por Guillermo de Ockham, filósofo medieval que vivió entre los años 1280 y 1349.

La Navaja de Ockham, aplicada al contexto de la ciencia, dice que en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla debe tener prioridad sobre otras más complejas. ¿No te ha pasado a veces que has descubierto que alguien mentía porque su relato se volvía cada vez más complejo de forma injustificada? Pues la Navaja de Ockham funciona de forma similar a esta intuición. Las explicaciones simples son elegantes y tienen probabilidades de ser verdaderas. Las explicaciones complejas y enrevesadas incorporan constantemente elementos nuevos para camuflar su inverosimilitud y desviar la atención de sus falencias.

Pues con el copywriting sucede algo parecido. Un texto simple te llega. Uno farragoso de leer da la sensación de ser falso, o al menos forzado. Artificial. Parece obra de alguien que está confuso o no tiene las ideas demasiado claras.

Si estás empezando en esto del copywriting, el marketing de contenidos, etc., es conveniente que vuelvas a leer lo que has escrito, que desenfundes la Navaja de Ockham y empieces a cortar todo lo que incrementa innecesariamente la complejidad del texto.

Algunas de las cosas que puedes recortar (o sustituir por fórmulas más simples), son:

  • Redundancias: palabras o ideas que se repiten.
  • Expresiones anafóricas: que remiten a algo ya mencionado en el discurso (este, dicho, mencionado…).
  • Tecnicismos: términos demasiado vinculados a jergas o argots muy específicos y que excluyen al resto de lectores.
  • Etc.

Veamos unos rápidos ejemplos de la Navaja de Ockham en acción con la siguiente tabla:

 

Texto complejo Con la Navaja de Ockham
  • Para poder emprender es necesario tener determinadas habilidades para emprender.
  • Para emprender es necesario tener determinadas habilidades.
  • El proceso de reciclaje tiene como finalidad reutilizar los materiales. Dicho proceso logra ahorrar el uso de materias primas, así como reducir el CO2 empleado en la fabricación de estas. La mencionada reducción de CO2 que contribuye a la minimización del impacto de la actividad humana sobre el clima.
  • El proceso de reciclaje tiene como finalidad reutilizar materiales, ahorrar materias primas y reducir el CO2 empleado en su fabricación. Una reducción que contribuye a minimizar el impacto de la actividad humana sobre el clima.
  • La complexificación de las relaciones socio-económico-laborales obliga a establecer regularizaciones jurídico-legislativas con la finalidad de lograr la adaptabilidad de las leyes a la nueva realidad situacional del sector.
  • La complejidad de las relaciones sociales, económicas y laborales obliga a establecer regulaciones jurídicas y legislativas para adaptar las leyes a las novedades del sector.

 

Hay muchas cosas que puedes recortar con la Navaja de Ockham; ¡sé creativo!

 

Y hasta aquí llegamos con estos consejos de copywriter para escribir como Dios en tu blog.

Si deseas acusarme de blasfemia o confesar tus pecados puedes dejar un comentario 🙂 Pero si además comentas sobre copywriting y aportas consejos para escribir como un redactor profesional, ¡los lectores te estarán muy agradecidos! 🙂

 

A %d blogueros les gusta esto: