ecommerce

Describir los productos de una tienda online puede parecer sencillo. Pero como suele suceder… ¡las apariencias engañan! Descubre los principales errores a la hora de redactar los productos de una página web e-commerce y cómo puedes evitarlos.

Últimamente he tenido ocasión de optimizar las descripciones de productos de varias tiendas online. En las páginas web en las que he intervenido como redactor freelance, las definiciones las había escrito alguien de la empresa, sin conocimientos previos sobre comunicación u optimización SEO. Estas son las conclusiones a las que he llegado acerca de los errores más comunes en las descripciones de productos para webs dedicadas al e-commerce:

1. Copiar/ pegar las descripciones de los fabricantes o mayoristas

Este es uno de los errores más graves a la hora de describir los productos de una tienda virtual. Google penaliza el contenido duplicado y premia la originalidad. A menudo son varias las tiendas online que ofrecen exactamente la misma descripción al cliente final, y esto puede tener consecuencias catastróficas desde el punto de vista del posicionamiento en buscadores.

2. Poco texto

Lógicamente, la descripción de un producto no puede enfocarse como la redacción de un artículo para un blog. Pero eso no significa que debas escribir poco o nada. Me he encontrado con e-commerce donde el único texto que acompañaba a la imagen del producto era el del título. Algunos expertos recomiendan un mínimo de 300 palabras. Pero ¡seamos realistas! Hay productos cuya descripción no puede alcanzar esa ratio de texto sin repetir una y otra vez la misma información o meter palabras de ‘relleno’ (no te lo recomiendo, el visitante lo notará y se llevará una mala impresión). Cada producto ofrece unas posibilidades a la hora de describirlo y hay que potenciarlas al máximo, con naturalidad y sin forzar más de la cuenta el aspecto comunicativo. ¡Todo lo que digas debe ser pertinente!

3. Frases o expresiones repetidas

Otro de los errores que más me han llamado la atención son las expresiones repetidas, letra por letra y palabra por palabra. Si hemos titulado un producto como ‘Mesa de cristal con dos sillas para jardín’, no deberíamos repetir en la descripción ‘mesa de cristal con dos sillas para jardín’, ¡y menos aún si es el único texto que aparecerá! Lo decíamos en el primer punto: a Google no le gustan las cosas por duplicado. Además, el usuario que entra en la página de un producto busca información adicional, no repetida.

4. Primer o segundo nivel de la descripción en blanco

Lo habitual es que cada producto cuente con un primer nivel de descripción, donde se ofrece información general, y un segundo nivel, donde se especifican características o cualidades más concretas. El segundo nivel suele aparecer al hacer click en un desplegable con el texto ‘más información’, por ejemplo. También puede aparecer en una posición inferior al hacer scroll con el ratón. Estas opciones para la implementación de varios niveles descriptivos vienen por defecto en soluciones e-commerce como Prestashop, osCommerce o Magento.

Algunas empresas ponen toda la carne en el asador, ya sea en el primer nivel de la descripción, o lo que es peor, ¡solo en el segundo! Lo mejor es que uses ambos niveles para explicar, de lo más general a lo más particular, todas las características y usos de tus productos.

5. Lenguaje excesivamente comercial

El enfoque comercial es adecuado, y necesario, cuando se coloca donde corresponde. En la descripción de un producto, el lenguaje demasiado publicitario puede ser contraproducente. No estoy diciendo que no puedas introducir una llamada a la acción en la descripción de un producto de tu tienda online, pero ante todo, lo que el usuario busca es una descripción objetiva del producto que está pensando en adquirir.

6. Ausencia de palabras clave en el título y la descripción

Aunque ya he manifestado mi opinión en este blog respecto a la nueva política de Google y su ‘Hummingbird’, las palabras clave siguen siendo importantes. Las keyword long tail o ‘palabras clave de larga cola’ son esenciales cuando hablamos de descripciones de productos e-commerce. Las keyword de larga cola tratan de posicionarse por una expresión concreta. Esto permite eludir un gran número de competidores que tratan de posicionarse por keywords genéricas. Lo mejor es que lo veamos con un ejemplo.

Supongamos que somos los propietarios de una zapatería con tienda online y queremos posicionar unos zapatos para novias. Un título con una keyword longtail podría ser el siguiente:

Zapatos de novia de piel, con tacón alto, cómodos

Podría ser incluso más larga, pero servirá como ejemplo. Con una keyword como esta estaríamos cubriendo varios tipos de búsqueda, desde las generales hasta las más concretas: ‘zapatos de novia’, ‘zapatos de novia de piel’, ‘zapatos de novia con tacón’, ‘zapatos de novia de piel con tacón’, zapatos de novia con tacón alto’, ‘zapatos de novia cómodos’, etc. La idea es evitar utilizar en el título y en las partes más importantes de la descripción palabras demasiado genéricas como ‘zapatos de novia’.

7. Ausencia de palabras clave en las meta etiquetas

Las páginas de los productos también deben optimizarse colocando palabras clave en las etiquetas title, meta description y meta keywords (esta última de menor importancia), así como utilizar encabezados h1, h2… si procede. La etiqueta meta description reviste una importancia especial, dado que el texto que coloques en ella será visible para los usuarios en los resultados de búsqueda.

8. Lenguaje telegráfico

Que tengas que empelar un lenguaje más técnico u objetivo no significa que debas escribir telegráficamente, es decir, sin nexos de unión entre las palabras. La redacción telegráfica es, por ejemplo, esta: ‘TV LCD 55″ USB’, cuando lo correcto sería describir el producto como ‘Televisión con pantalla LCD,  55 pulgadas y con puerto USB’. ¿O cómo buscarías tú una televisión con estas características en Google u otros buscadores?

9. Parrafadas de texto homogéneo

Si algunas tiendas online no redactan apenas nada en sus descripciones, otros sueltan parrafadas compactas de texto que invitan a todo, menos a la lectura. El cliente potencial busca localizar con un rápido golpe de vista las características y funciones principales de un producto. Para facilitarte la labor de consulta podemos seguir unas sencillas pautas:

  • Insertar listas (como esta) donde se enumeren las características del producto como si se tratar de una ficha técnica.
  • Separar el texto en párrafos independientes entre sí; cada párrafo, una idea.
  • Dividir el texto con apartados y subapartados, con subtítulos en negrita.

10. Descripciones en mayúscula

La tipografía en mayúscula podría utilizarse en los títulos, pero no es recomendable. Mucho peor es encontrarse con descripciones de productos escritas íntegramente en mayúsculas. Proporciona una sensación de dejadez y descuido. La grafía en mayúscula la emplean algunas personas para no tener que colocar la tilde en las palabras que requieren acento gráfico según las normas de acentuación. Sin embargo, y por si alguien no lo sabe todavía, la RAE obliga a tildar las mayúsculas desde hace años.

Como decía al principio, describir productos no es tan sencillo como sentarse a escribir y esperar que llegue la inspiración. Existen determinadas prácticas recomendables y algunas malas costumbres a evitar. Si te lo puedes permitir, te aconsejo que contrates a un profesional. Si estás empezando en el e-commerce y cuentas con un presupuesto ajustado, espero que estos consejos te hayan servido de ayuda :).

 

Imagen principal de Grant Cochrane en FreeDigitalPhotos

Imagen secundaria de Feelart en FreeDigitalPhotos

A %d blogueros les gusta esto: