El lanzamiento de Hummingbird, el nuevo algoritmo de búsqueda de Google, ha creado una gran incertidumbre. ¿Se revalorizará por fin el marketing de contenidos? ¿Qué pasará con el SEO? Muchas preguntas sin respuesta en el mundo del marketing online, donde solo existe una ley… ¡Adaptarse o morir!

hummingbird-de-google

Un nuevo criterio para otorgar relevancia en los resultados de búsqueda.

El 27 de septiembre Google celebraba su 15 aniversario en el garaje que vio nacer al ‘buscador de buscadores’. En plena celebración, la compañía anunció el lanzamiento de Hummingbird (‘colibrí’ en Inglés), el nuevo algoritmo de búsqueda que sustituye a Caffeine, el anterior. Hasta ahora, Panda y Penguin habían sido actualizaciones con nombre de animalillo cuya finalidad era combatir determinadas prácticas SEO como el link building o el keyword stuffing. Ahora, Hummingbird es la mascota protagonista, y no es una mera actualización, sino un algoritmo completamente nuevo que utiliza partes de la versión anterior.

Según la compañía, los SEO y los editores de contenidos no tenemos nada de qué preocuparnos, siempre y cuando proporcionemos ‘contenido original y de alta calidad’. Los profesionales del posicionamiento en buscadores no se acaban de tragar el mensaje tranquilizador de esta gran empresa que ya lleva un tiempo guerreando contra las acciones encaminadas a influir artificialmente en los resultados orgánicos de búsqueda.

Los redactores freelance verdaderamente profesionales, aquellos que pese a utilizar técnicas SEO para contenido nunca hemos abandonado las buenas prácticas a la hora de escribir, tenemos la oportunidad de hacer valer nuestro trabajo de una vez por todas.

¿Qué cambios introduce Hummingbird para los usuarios?

Todo este ritmo frenético de actualizaciones y cambios en el algoritmo tiene como trasfondo la búsqueda de la inteligencia artificial. Una de las ventajas que al parecer tiene Hummingbird frente a Caffeine es su capacidad de comprensión semántica. Google estaría buscando aquello que según el filósofo John Searle es imposible: que un programa computacional comprenda no solo las relaciones lógicas, sino el mismo significado de las palabras que usamos en el lenguaje humano.

Si os soy sincero, no creo que estemos ni remotamente lejos de construir un programa realmente inteligente, ni con Hummingbird ni con ningún otro ingenio humano. Pero el nuevo algoritmo de búsqueda es una herramienta capaz de arrojar resultados muy precisos, ¡que no es poco!

El Colibrí trataría de responder a las cada vez más complejas búsquedas que realizan los usuarios, y otorgaría gran importancia a la localización geográfica relacionada con los resultados. Según Google, a Hummingbird podemos preguntarle directamente cosas como, ¿Dónde puedo cenar en París con vistas a la Torre Eiffel? Con Caffeine tendríamos que realizar una búsqueda del estilo de Restaurante París vistas Torre Eiffel (es solo un refrito de ejemplos que he leído, pero servirá para que os hagáis una idea).

Otros cambios de Google: búsquedas cifradas

Al parecer, Google está cifrando las búsquedas de los usuarios. Es una buena noticia para quien desee preservar la privacidad cuando navega a través de Google, pero es una faena para los analistas SEO, que utilizaban esa valiosa información para adaptar las campañas de posicionamiento al público objetivo de la empresa y atraer visitas de calidad.

Creo que este cambio es todavía más relevante que la irrupción de Hummingbird.

¿Como nos afecta todo esto a quienes de una u otra forma nos dedicamos al marketing online?

Un buen número de sitios web ya han sufrido las consecuencias de la implementación de Hummingbird. Respecto al SEO, la consecuencia más importante es que las estrategias basadas en palabras clave pierden importancia y el marketing de contenidos adquiere mayor protagonismo. Pero el uso de palabras clave será importante de todas formas: después de todo, lo que permite que los usuarios nos encuentren son palabras, y no todas nos proporcionarán el mismo volumen de visitantes. 

En mi opinión, el SEO seguirá jugando su papel dentro del marketing online, aunque su importancia será menor. Después de todo, los SEO siempre han dicho aquello de ‘content is king’.

¿Cuáles son las directrices a seguir dentro del marketing digital con la irrupción de Hummingbird?

Quizá es un poco pronto para hacer valoraciones definitivas. Pero las primeras predicciones que se me agolparon en la mente tras conocer el lanzamiento de Hummingbird resultaron ser muy parecidas a las de algunos compañeros del marketing. Y si todos estamos de acuerdo, por algo será…

  • Las keyword long tail o ‘palabras clave de larga cola’, el nuevo caballo de batalla del marketing online. Las long tail son expresiones descriptivas que, frente a las keywords genéricas tienen la ventaja de centrarse en nichos de mercado muy concretos, y por tanto, menos colmados por los competidores. Una keyword genérica es del tipo comprar e-books. Una keyword long tail podría ser algo así como comprar e-books de ficción para Kindle, por ejemplo. Hummingbird nace con la intención de dar respuesta a este tipo de búsquedas más específicas.
  • Se generalizará el uso de algunos productos minoritarios en el marketing de contenidos. Newsletters, e-books o whitepapers, a diferencia de los posts, son productos que no todas las empresas utilizan, pero que aportan valor a los usuarios y pueden ser muy beneficiosos para la imagen de marca, la conversión y el posicionamiento. Veremos un aumento de las empresas que ofrecen todo esto a sus clientes potenciales.
  • El sentido común es fundamental. Los contenidos en texto deberán anticiparse a las posibles búsquedas de nuestro público. Esto ya se hacía, pero ahora habrá que afinar un poco más (con las long tail) y prestar menos importancia a la presencia y densidad de las palabras clave en títulos de posts, descripciones de productos en páginas e-commerce, etc.
  • Optimizar imágenes sí, ¡pero con moderación! Ningún motor de búsqueda es capaz de saber qué aparece en una imagen si no se cataloga esa información con palabras. Habrá que seguir optimizando imágenes, pero con cuidado. Nada de listas de keywords poco descriptivas y cuyo único objetivo es posicionar.
  • ¡Cuidado con el lenguaje en los blogs corporativos! Las bitácoras plagadas de erratas, ambigüedades y modismos llegan a su fin. O eso espero… Google valora que las cosas estén bien escritas.

Mensaje a mis colegas redactores

Los redactores podemos aprender una valiosa lección de los profesionales del SEO dedicados a otras áreas de la optimización on page: si ofreces un servicio especializado, hay que cobrarlo como tal.

Redactores web y blogueros aficionados: con la nueva política de Google, el marketing de contenidos aumentará su importancia. Esto implica más trabajo y una mayor exigencia de calidad. ¿Vais a seguir cobrando ‘la voluntad’, creando una situación de competencia radical y dificultando mucho la profesionalización en el área de los contenidos…? ¿O aprenderéis a valorar vuestro trabajo?

Ahora más que nunca, el futuro de nuestra profesión está en vuestras manos.

 

Imagen principal de Stuart Miles en Freedigitalphotos

Imagensecundaria de Cooldesign en Freedigitalphotos

A %d blogueros les gusta esto: