Un blog personal es un buen escaparate para un escritor, e incluso puede convertirse en un medio para vender eBooks. Pero ¿qué contenidos son los mejores para promocionarse los autores?

ID-10077853Voy a montarme un blog de literatura. Llevo mucho tiempo queriendo hacerlo. En él, además, venderé mi eBook, una novela que todavía no he escrito… sobre el papel. En mi mente lleva un par de años escrita. Al menos, como un esbozo. Lamentablemente, no he podido sentarme a redactarla. Y es que práctiamente cuando empecé a construir mi currículum literario, con los primeros éxitos en certámenes de relato corto, las primeras publicaciones en revistas, etc., tuve que abandonarlo todo para escribir artículos de no-ficción, contenidos para páginas web y otros textos similares. Pasé de la literatura y el ensayo, al post y el publirreportaje. Es el precio que he tenido que pagar por poder ganar dinero enhebrando palabras. Pero no quiero hablar de mí, aunque te haya parecido lo contrario. Solo quería advertirte de que vas a leer a continuación una serie de conclusiones a las que he llegado, a medida que he ido aprendiendo sobre blogging, marketing de contenidos, SEO y todas estas disciplinas cuya finalidad principal es la ‘promoción’.

Creo que lo más interesante sería, primero, explicarte lo que yo no haría en un blog de literatura, y después, contarte lo que intentaría. Aunque soy redactor, y me promociono a través de este blog que tienes frente a ti, nunca he intentado posicionarme en buscadores ni crear una audiencia para una bitácora dedicada a la literatura. Con esto quiero advertirte: no te tomes mis consejos como verdades absolutas, o como fórmulas matemáticas que siempre producen los resultados que esperamos. Te digo, lo que yo haría, y a partir de ahí, eres libre de tomar nota o pasar del tema. Si quieres promocionarte como literato, la pelota está en tu tejado, no en el mío (al menos por ahora).

Qué fórmulas pueden fallar en el blog de un escritor que quiere promocionar su obra

He visto muchos blogs de escritores. Algunos, buenos, o incluso muy buenos. Pero algo falla. Están prácticamente abandonados, o tienen un contador de visitas, donde salta a la vista que ese espacio apenas ha trascendido. ¿Qué es lo que se interpone entre el escritor y el público? Normalmente, siempre desde mi punto de vista, una línea editorial equivocada. Pero hay otras posibles razones, errores que cometen bloggers de todo tipo, no solo los escritores. Vamos primero con los errores más comunes, y luego hablaremos de los específicos del gremio de los escritores.

Los errores más comunes en un blog

  1. Que el blog esté alojado en una plataforma gratuita: las bitácoras alojadas en las plataformas gratuitas de Blogger o WordPress.com (hay algunas más) no siempre son una buena opción. La gente asocia las url del estilo http://ejemplo.blogspot.com.es, o http://ejemplo.wordpress.com con blogs amateur. Y sin embargo, un blog del estilo http://ejemplo.com o .es, proporciona una imagen de seriedad, porque parece que tras esa bitácora hay un proyecto y un autor consolidados. Lo sé. Quizá estés pensando, ‘eso es una chorrada, ¡lo que importa es el contenido!’. Te doy la razón. Puede que sea una tontería. Pero es una tontería muy real. Por eso, cuando cree redactor y corrector, y aunque empecé con la plataforma gratuita de WordPress.com, me preocupé por comprar un dominio propio, sin la coletilla (wordpress) en la url. Finalmente, las limitaciones de la versión gratuita de WordPress hicieron que mi proyecto se estancara, y tuve que migrar el blog a un WordPress.org alojado en el servidor de una empresa. En el proceso hubo problemas, y perdí a todos mis seguidores (este blog todavía se está recuperando, pero ya tengo más visitas que antes de realizar la migración). Si eres escritor y quieres montarte un blog personal para promocionar tu obra, quizá puedas evitarte estos problemas, empezando con un blog profesional. ¿El coste? No tiene por qué ser muy elevado. Seguro que al mes te gastas tres veces más en café de lo que te cuesta un blog alojado en una empresa de hosting.
  2. Carecer de un diseño personalizado: esto llama la atención, sobre todo, en los blogs gratuitos alojados en Blogger (blogspot), donde los temas son fácilmente reconocibles. Con esto sucede como con el punto anterior; proporciona una imagen de proyecto amateur, cuando no, directamente, de dejadez.
  3. Prescindir de un enfoque claro: el ejemplo más común es el del típico blog donde el autor narra sus vivencias cotidianas. Podrían considerarse un género emparentado con el diario. Sin embargo, las bitácoras que publican contenidos de este tipo hablan un lenguaje desconocido para los motores de búsqueda como Google. El buscador es incapaz de identificar un tema principal que sirva de timón, y que permita ser clasificado bajo una etiqueta. Por ejemplo: los contenidos de este blog están enfocados a redactores. Google ‘sabe’ (no olvidemos que es un programa, no una persona), que si alguien busca a un redactor, o algún tipo de información relacionada, mi bitácora tiene que aparecer entre otros resultados similares. Un blog de variedades no tiene, hoy por hoy, ninguna posibilidad, debido a las limitaciones de la inteligencia artificial de Google.

La deformación profesional de los escritores en sus blogs

La tendencia natural del escritor, cuando se disponga a enfocar los contenidos de su blog será la de publicar relatos o poemas. Si bien en un sentido artístico es sumamente enriquecedor, desde el punto de vista del blogging es una pésima política de contenidos. ¿Por qué? Pues porque nos encontramos con el mismo problema que en el último punto mencionado en el apartado anterior: Google es incapaz de dilucidar el tema principal del blog. La poesía, las narraciones… incluyen un gran número de palabras que solo poseen sentido de forma intrínseca a la obra, mientras que otro tipo de contenidos nos permitirán utilizar palabras clave en los títulos y otros lugares dentro del texto con una finalidad estratégica. Estas keywords acercarán el blog al público tratando de lograr una coincidencia lo más aproximada posible a la forma en la que los usuarios buscan información similar a la que tú puedes ofrecer.

Para promocionarte, debes ofrecer consejos. Y si alguien quiere comprobar tu mercancía, ¡que la compre! Para eso habrás habilitado una página estática a la que el usuario podrá acceder desde la barra de navegación de tu blog… ¡¿no?!

Y si el dinero no juega ningún papel en tus motivaciones y ambiciones literarias, puedes seguir ofreciendo tus relatos, novelas seriadas o poemarios en tu blog, mediante un archivo descargable, por ejemplo. De este modo no perderás la oportunidad de captar lectores en los buscadores con otro tipo de información de su interés.

Algunos ejemplos de contenidos recomendables

Veamos algunas muestras del tipo de contenidos que yo ofrecería en un blog si fuera un literato en ciernes que quiere darse a conocer o vender su eBook (también vale para libros físicos). Quiero reflejarlo en titulares por dos razones: de cara a los buscadores es el elemento más importante, y nos va a permitir aprovecharnos de su potencial ilustrativo.

  1. El relato, un género literario infravalorado
  2. Breve manual del escritor
  3. 10 consejos para escribir tu primera novela
  4. Cómo promocionar tu novela
  5. Cómo escribir una novela histórica (de misterio, romántica, de ciencia-ficción, etc.)
  6. Libros para regalar el día de San Jorge
  7. Las mejores novelas de misterio de la última década
  8. Libros para leer este verano (otoño, invierno, primavera)
  9. Reseña sobre (título del libro entre comillas)
  10. Crítica sobre (título del libro entre comillas)

Si te fijas, los cinco primeros ejemplos están enfocados a escritores primerizos o personas interesadas en probarse como literatos. Los cinco siguientes están enfocados a los lectores. Con el primer bloque de contenidos puedes conocer gente con la que que quizá algún día podrás colaborar en algunos proyectos. Es muy importante huir de la soledad del escritor, moverse y relacionarse bien. Además, estos posts, en forma de consejos, suelen compartirse muy bien en las redes sociales, lo que te aportará publicidad y popularidad, además de visitas a tu blog. Con los artículos enfocados a lectores, ¡está claro! Se trata de captar su atención.

Si eres tan buen lector como escritor, quizá estés pensando en basar tus posts en críticas o reseñas de otros. En mi opinión, es insuficiente. Este tipo de contenidos también incluye muchas palabras que solo son comprensibles dentro de la obra de la que se trate, y no aportan información clave a los buscadores, que son los que te tienen que dar a conocer por el ancho mundo de Internet. De hecho, lo ideal sería crear una categoría específica para las reseñas o críticas. Así, Google ‘entendería’ que esa es solo una parte de los contenidos que el internauta puede encontrar en tu blog. También convendría que, dentro de lo posible, analizaras obras del mismo género que tu libro, si quieres venderlo a través de tu blog. No huyas de la autopromoción. Debes creer en tu producto. ¿Por qué ibas a perder oportunidades por falsa modestia?

¿Problemas con tu código ético?

Algunos escritores piensan que esto que te acabo de contar es un puñado de chorradas superficiales importadas del marketing, y que no va con ellos. Lo sé porque me los encuentro a menudo en grupos de LinkedIn dedicados a los amantes de las letras. Sus almas son demasiado bellas como para abandonarse a las malas artes de la promoción. Pero todo escritor aspira a vender y/o difundir su obra. El éxito tiene un precio.

¿Conoces otras formas de promocionarse un escritor a través de su blog? ¡Cuéntanoslas!

 

*Imagen: thaikrit, en Freedigitalphotos.net

A %d blogueros les gusta esto: