Generar valor para los usuarios se ha convertido en un requisito para adquirir visibilidad en Internet y lograr un buen posicionamiento en buscadores. Pero ¿cómo reconoce Google el contenido de valor? ¡Descúbrelo!

Generar contenido de calidad posicionable en GoogleHay mucha confusión al respecto. Si nos fiáramos de las virtudes que algunos atribuyen a Google, no tendríamos más remedio que considerarlo un programa dotado de inteligencia. Pero no una inteligencia cualquiera. Su capacidad sería tal, que estaría facultado para formular juicios de estilo sobre la composición de un texto. No. Google no reconoce el contenido de calidad en el sentido que aplicamos el verbo ‘reconocer’ cuando hablamos de agentes humanos. De hecho, no tiene forma alguna de distinguir un post de calidad de una maraña de palabras sin sentido, atendiendo solo a cuestiones como la gramática y el estilo de un texto. No posee comprensión semántica; así de sencillo. Aunque sí es capaz de reconocer sinónimos y clasificar palabras en campos semánticos específicos.

‘Entonces, ¿es falso que Google valore los contenidos útiles y bien redactados?‘, te estarás preguntando. No exactamente… Es un problema terminológico. Me explico. Desde hace unas décadas, se habla de inteligencia artificial. Pero, en rigor, la tecnología humana todavía no ha alcanzado ese nivel de desarrollo. Y si debemos prestar credibilidad a filósofos de la mente como John Searle, es posible que no la alcancemos nunca. Según Searle, un programa de computación no puede desarrollar comprensión semántica (relativa al sentido de las palabras). Si esta teoría está o no en lo cierto, solo el tiempo lo dirá. Pero lo importante aquí, es comprender que, por ahora, Google no comprende el significado de los textos. Y si no entiende, tampoco es capaz de valorar.

Veámoslo con una analogía: sostener que Google valora el contenido de calidad es como decir de un mentalista que adivina el pensamiento. Este último se sirve de indicios, como el lenguaje corporal, y se apoya en patrones basados en la experiencia de un gran número de casos contrastados por ensayo-error. Como resultado, el mentalista parece leer la mente porque consigue un número respetable de aciertos. Google también simula la capacidad de comprensión, dado que acierta un buen número de veces, sobre la pertinencia y la calidad de la información que debe arrojar en los primeros resultados para cada consulta. Y al igual que el mentalista, lo hace empleando trucos. ¿Cuáles son?

¿En qué se basa Google para diferenciar el contenido de calidad?

Hablaremos de los factores más destacados en lo que concierne a los contenidos web. Una muestra poco significativa, aunque no por ello menos interesante, de entre los 200 que emplea.

Autoridad del dominio: cuando los contenidos gustan, generan links naturales que apuntan a ellos desde otras webs. Estos enlaces son considerados como votos, aunque no todos valen igual. Google se fija en el Page Rank (PR), una valoración que otorga a cada website, dependiendo de su autoridad. Cuanto mayor sea el PR, más autoridad transmite un enlace. Actualmente, los SEO utilizan medidores de autoridad todavía más precisos y fiables que el PR, como son Page Authority (PA) y Domain Authority (DA). Además de los enlaces externos, existen otros factores que proporcionan autoridad, como la frecuencia de publicación de contenido nuevo o la antigüedad del dominio. Esta forma de determinar el valor del contenido, en base a la autoridad, es imperfecta, porque los SEO construyen enlaces artificiales (link building) para posicionar las páginas web.

Repercusión en las redes sociales: existe una gran polémica al respecto. Algunos, como Carlos Bravo, piensan que si las redes sociales fueran tan importantes para el posicionamiento, cualquier búsqueda arrojaría, como resultado, fotos de gatitos o vídeos de gente haciendo el mono. Pero es innegable que el feedback en las redes sociales ayuda, aunque solo sea por el hecho de que, cuantas más visitas recibe una página, mejor se posiciona.

Cantidad de texto: cuanto más, mejor… ¿La razón? Un artículo de 800 palabras debe tratar la información más al detalle que uno de 500. Google lo sabe, y lo tiene en cuenta. Como redactor, debo admitir que el nivel de dificultad no es el mismo, y a mayor extensión, más hay que emplearse a fondo. Pero también es cierto que, en algunos casos, la capacidad de síntesis proporciona claridad para el lector.

Comentarios: hablamos aquí de posts, sobre todo. Al igual que sucede en las redes sociales, lo lógico es que si los contenidos gustan, produzcan reacciones e inviten a la participación. Si tras un tiempo blogueando nadie comenta, ¡empieza a preocuparte! Además, los comentarios son importantes, en la medida en que añaden contenidos que también se indexan y puede aparecer en las búsquedas.

Factores on page como las palabras clave situadas en posiciones estratégicas: este factor no informa a Google de la calidad del contenido, pero sí influye. Como no posee capacidad para comprender un texto, Google agradece que los webmasters y generadores de contenido se ajusten a sus estándares para clasificar la información. El uso de palabras clave, y su colocación estratégica entre etiquetas HTML como <title></title>, <description></description>, <keywords></keywords>, <h1></h1>, <h2></h2>, etc. Las únicas condiciones son; no abusar (keyword stuffing), y que el resultado sea natural. Y pese a todo, este filtro no es infalible.

Identificación de marcas tipográficas para jerarquizar los términos: un redactor que escriba todavía en el contexto de la galaxia Gutenberg (es decir, en papel), si usa marcas tipográficas como la negrita o la cursiva, lo hará según las normas de la RAE u otros manuales de estilo. Un redactor SEO, por el contrario, se apoyará en estas marcas tipográficas para informar a Google de las palabras que son relevantes dentro de los contenidos (yo uso ambos criterios). Esto tampoco indica a Google si el contenido es o no de calidad, pero sí le ayuda a determinar qué contenidos son los más relevantes para un conjunto de búsquedas concretas. No hay que ser demasiado perspicaz para advertir que la efectividad de este truco se basa, meramente, en la probabilidad. Alguien puede usar estos recursos para resaltar las palabras más importantes, pero también podría utilizarlos para remarcar términos indirectamente relacionados, precisamente porque las keywords principales resultan evidentes por el contexto. Por esa razón, estoy convencido de que este factor está cercano a desaparecer, si bien los SEO afirman que todavía funciona.

Y de todos los factores citados, los más importantes son, con diferencia, la autoridad del dominio y la colocación estratégica de palabras clave.

Si esto es cierto, ¿por qué es tan importante el contenido de calidad?

Que nadie se confunda. Si crees que pretendía, en este artículo, relativizar la importancia del contenido de calidad, te equivocas. Mi intención era la de clarificar en qué sentido podemos decir que Google valora los contenidos, y mostrar hasta qué punto un buen redactor necesita tener conocimientos de SEO.

Aclarado este punto, ¡vamos al grano! Los contenidos de calidad son importantes porque:

  • generan links naturales que ayudarán a tu dominio a adquirir autoridad poco a poco (es compatible con otras acciones propias del link building);
  • proporcionan algo valioso que ofrecer a tu público objetivo a través de las redes sociales, ayudándote a dar a conocer tu web, captando visitas y permitiéndote construir una comunidad alrededor de tu marca o proyecto;
  • contribuyen al posicionamiento, especialmente si adquieren determinada extensión, y si el redactor es bueno en su trabajo, te permitirá disfrutar de los beneficios añadidos de contar con una buena política de comunicación;
  • suscitan comentarios que denotan interés de los internautas, y añaden texto indexable;
  • permite colocar palabras clave, que con una buena estrategia de marketing de contenidos, aumentan de forma exponencial las posibilidades de que los usuarios te encuentren en Internet.

Definitivamente, y pese a las limitaciones semánticas del algoritmo de Google, el contenido de calidad interesa a la hora de lanzar un proyecto online, así como para exprimir todo su potencial una vez creado.

Imagen de hywards en FreeDigitalPhotos

A %d blogueros les gusta esto: