A las recomendaciones clásicas del periodismo y la publicidad para escribir buenos títulos se han ido añadiendo otras propias del mundo digital. ¿Cómo escribir buenos titulares para los artículos de un blog?

titulos-para-posts-en-blogsEscoger un buen titular no debería ser difícil. Más complicado parece redactar el cuerpo del texto, con su estructura y sus partes diferenciadas. Es posible. Pero en el título te la juegas. Puede marcar la diferencia entre un artículo que se lee en masa y otro del que huyen los lectores como si del rótulo de una leprosería se tratara. Algunos expertos recomiendan dejar el título para el final, y disponer así de más tiempo para meditarlo. Por otro lado, establecerlo desde el principio te puede servir para fijar el tema, y no andarte por las ramas.

Observar la forma en que la prensa utiliza los titulares puede servir de ayuda. Pero no es suficiente. El periodismo no proporciona fórmulas mágicas para escribir buenos titulares. Además, las pautas del periodismo impreso no siempre sirven para un blog, y la prensa digital sigue en fase de transición de los hábitos del papel al entorno de Internet.

¿Quieres conocer algunas claves para escribir buenos títulos. ¡Vamos allá!

1. Usa titulares informativos

Es aquí donde debes dejarte influenciar por las buenas prácticas del periodismo riguroso. O en otras palabras, el menos sensacionalista. Es cierto que en los blogs se ha extendido el estilo opinativo, donde el autor argumenta y muestra su punto de vista. Pero un título que da sensación de objetividad será más leído.

Los titulares sensacionalistas pueden viralizarse en las redes sociales, y atraer muchas visitas a tu blog en un corto período de tiempo. Pero pasados unos días, no contribuirá a consolidará tu artículo como una fuente de referencia en los buscadores.

Evita crear falsas expectativas en el lector. El título debe anticipar el contenido, y el tema debe quedar claro. Si la información del cuerpo del artículo no está directamente relacionada con el título, seguro que el lector no te vuelve a visitar. ¡Cuidado! Un título no es un resumen.

2. Introduce palabras clave

Una de las ventajas de crear un título informativo es que permite introducir la palabra clave más relevante. Desde el punto de vista del SEO, cada unidad de texto debería albergar un término relevante, aquel mediante el cual quieres atraer visitantes a tu blog o página web. Esto es algo a tener en cuenta en la planificación de los artículos de un blog. En el cuerpo del texto, sin embargo, no conviene abusar, e introducir sinónimos es una buena idea.

3. Cada título debe ser original, ¡no te repitas!

Escribir series temáticas de artículos está bien. Permite fraccionar un tema por entregas, y si anuncias las futuras entregas puede que algunos visitantes se suscriban a tu blog para recibirlas en su correo electrónico. Pero ¿cuántas veces has visto en un títulos como estos?

-La guerra del Peloponeso (III)
-La guerra del Peloponeso (II)
-La guerra del Peloponeso (I)

He invertido el orden lógico de la enumeración porque en los blogs suele aparecer así: la primera publicación es la más reciente.

Google prioriza los contenidos originales, y el hecho de que los títulos se repitan podría llevar a su algoritmo a considerar como contenido duplicado, o al menos como textos repetitivos que no merecen un buen posicionamiento en buscadores. Merece la pena buscar alternativas para que cada título sea único. Por ejemplo:

-La derrota definitiva de Atenas en la guerra del Peloponeso
-El fin de la Paz de Nicias y la expedición militar de Atenas en Siracusa
-La guerra del Peloponeso: primeras invasiones de Esparta sobre el Ática

Vuelvo a invertir el orden cronológico, tal cual aparecería en un blog. Si el objetivo es ganar suscriptores, puedes publicar una primera introducción, con su título original, explicando que a continuación le seguirán una serie de artículos que el lector puede recibir en su correo si lo desea.

4. Sé breve

Escribir títulos excesivamente largos es un error que muchos bloggers cometen. Los títulos más expresivos son los que solo requieren una o dos palabras. Es un recurso muy común en el periodismo deportivo. Por ejemplo, ‘¡Claudicaron!’. Los títulos cortos causan mayor impacto. No busco aquí entrar en contradicción con el punto número uno, donde recomendaba crear titulares informativos. Los recursos están ahí; se pueden combinar. Pero lo cierto es que cuanto más largo es un título, menos impacto causa en el lector y menos invita a la lectura.

Además, para que el título aparezca correctamente en los de búsqueda de Google, no debe exceder los 60 – 70 caracteres. En ese intervalo, el buscador corta el título y añade puntos suspensivos, lo que genera mala impresión e incluso puede alterar el sentido del enunciado o volverlo incomprensible.

Si tienes un blog en un CMS para tiendas online como Prestashop, Magento u otros, y el título de uno de tus artículos excede de los 60 – 70 caracteres, puedes redactar uno alternativo para la etiqueta title, y ese es el texto que los usuarios podrán leer en los resultados de búsqueda. Con WordPress también puedes hacerlo, pero necesitas tener tu blog alojado en un servidor externo y haber instalado el plug-in All in One SEO Pack. Para más información sobre la etiqueta title puedes consultar este artículo.

5. Trata de responder preguntas

Según los chicos de Google, al nuevo algoritmo de búsqueda llamado Hummingbird se le pueden hacer preguntas directas. Trata de anticiparte a las búsquedas de los usuarios y plantea los títulos como respuestas. Los típicos títulos ‘Qué es…’, ‘Cómo funciona…’, o los famosos how to, donde se explica cómo hacer algo, pueden coincidir con la manera de formular las consultas en los buscadores, y al mismo tiempo informan de su propósito de proporcionar una respuesta.

6. ¡No uses metáforas!

Un periodista se quejaba en su blog de una noticia publicada en el diario La Rioja, y titulada “El último grito de la memoria”. Decía el autor del post: ‘¿Desde cuándo gritan las memorias? ¿Y por qué el último?’. Este es un titular metafórico en toda regla. Si uno vive en España, gritos y memorias le llevarán a deducir de inmediato que el enunciado se refiere a la Guerra Civil. Pero para el pobre algoritmo de Google, en su ignorancia computacional, ese título no guarda relación con el contenido. Como atenuante, hay que decir que el autor del texto añadía un subtítulo que despejaba toda duda: ‘La Guerra Civil y la represión continúan enfrentando a diversos sectores sociales’. Pero en un blog no existe la posibilidad de colocar antetítulos ni subtítulos, y lo más apropiado es que el lector identifique el tema de forma clara y sin ambigüedades.

7. Anuncia listas

La expliqué en este blog las ventajas de añadir listas a un artículo. El lector ideal, impaciente por devorar todo aquello que escribimos, no existe. O al menos escasea. En Internet el tiempo vuela, y los usuarios suelen estar atareados con muchas cosas a la vez. No todo el mundo se presta con entusiasmo a leer textos monolíticos, con párrafos largos y abarrotados de oraciones subordinadas. ¿Por qué no ponérselo un poco más fácil? Si en un título le están dando a entender que le explicarán algo en 10 pasos, o le darán 7 consejos, el lector sabe que la información estará ordenadita y bien estructurada, por puntos, para que sea fácil de digerir.

Y sí… es lo que he hecho en este texto que tienes en la pantalla. ¿Ha funcionado? 🙂

8. ¡Innova!

Hasta aquí has podido leer algunas pautas que dan buenos resultados. Pero nada te impide innovar, experimentar y crear nuevas formas de escribir buenos títulos. ¡La creatividad mueve el mundo!

Como habrás observado, no se pueden aplicar todos estos consejos en el mismo título. En serio, creo que es materialmente imposible. Se trata de buscar el titular más adecuado para cada tipo de texto, de acuerdo con su objetivo y el público al que va dirigido.

¿Conoces otras formas de asegurar buenos resultados en los titulares? ¡Compártelo con los lectores del blog a través de los comentarios!

 

CC imagen principal

CC imagen

A %d blogueros les gusta esto: