El autor

Trayectoria como redactor freelance en páginas web y medios online

Perfil-blogMe llamo José Luis Boj y soy redactor freelance y corrector de textos. He centrado mi actividad profesional en la creación de contenido web, trabajando como copywriter y ejerciendo de blogger profesional en distintos proyectos relacionados con el marketing de contenidos.

Si estás buscando contenido para tu página web corporativa, artículos para un blog, o cualquier otro servicio relacionado con la comunicación, la redacción o la corrección de textos, ¡soy el profesional que buscas!

Puedes contactar conmigo por cualquiera de estas vías:

  • E-mail: redactorycorrector@gmail.com
  • Tlf: 96 508 33 55687 11 31 84
  • Formulario de contacto: haz click aquí y realiza tu consulta o comentario.

Si lo prefieres, puedes seguir leyendo para obtener más datos sobre mi trayectoria profesional y vital.

Biografía

Estudié filosofía en la Universidad de Murcia con la intención de dedicarme a la enseñanza. Tras obtener el título de licenciatura en 2010, realicé el Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, titulación que me terminaba de capacitar como profesor de filosofía. Pero algo había cambiado: corría el 2011 y la crisis económica estaba en uno de sus peores momentos. Los recortes en educación y una drástica reducción de la filosofía y la ética en Secundaria cerraron las puertas de la enseñanza para mi disciplina.

Me vi en una situación complicada. Independizado, desempleado y con una hija recién nacida, me enfrentaba a un mercado laboral deprimido por la crisis, y con escasas oportunidades para hacer valer mi formación. España debe ser el único país donde tener un título universitario es un problema para encontrar trabajo. La fuga de cerebros que sufre el país desde hace unos años es una buena prueba de ello.

Durante los primeros meses de mi época postuniversitaria busqué, sin éxito, un empleo. Fue entonces cuando tomé la decisión de reciclarme profesionalmente como freelance.

Certamen de entrega de premios del Creajoven 2010Siempre tuve una relación estrecha con la escritura. Durante mis años universitarios obtuve algunos premios literarios, de los cuales, el más destacable es un áccesit en la categoría de relato del Creajoven 2010, por el que obtuve 900 euros y la publicación conjunta de las obras de los premiados. Asimismo, conseguí publicar un artículo basado en la tesina con la que finalicé mis estudios de Máster en una revista especializada de filosofía. Además, durante aquellos meses de incertidumbre profesional no había parado de publicar pequeños ensayos en un portal cultural. Por si fuera poco, en el año 2006 había realizado un curso como corrector de textos en la academia Cálamo & Cran. Podría decirse que las letras eran, junto con la filosofía, una de mis pasiones. El siguiente paso era lógico, ¿no? ¡Convertirme en redactor!

Los inicios fueron duros. Tuve que montar mi propio servicio como escritor por encargo y corrector de textos con una capacidad de inversión prácticamente nula. Poca gente lo sabe, pero para cubrir los primeros gastos de mi dedicación profesional, como pagar el hosting de mi primera página web, tuve que malvender mi apreciada colección de cómics, con sus más de 200 ejemplares, y una parte de los libros que guardaba como tesoros en mi biblioteca particular.

Hace unos días alguien me preguntó sobre qué temas había escrito y comprendí que era incapaz de recordarlos todos. He trabajado para un gran número de empresas y clientes con buenos resultados, y he tenido la suerte de colaborar con alguno de los redactores publicitarios de renombre en este país.

Mis logros profesionales como redactor freelance se los debo a mi formación universitaria en una facultad que, como una rara excepción en el mundo académico, potenciaba la creatividad y nos alentaba a volcar nuestros conocimientos por escrito hasta la extenuación. El clima intelectual que giraba en torno a la Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia me proporcionó la capacidad de investigación y análisis, y el bagaje cultural que todo redactor necesita para poder escribir acerca de prácticamente cualquier cosa. Pero si alguien le debo todo lo que soy es a Sarah, por apoyarme en mis ‘locuras’.