El SEO (Search Engine Optimitzation) puede ser una buena opción para PYMES y autónomos que necesitan invertir en marketing para ganar visibilidad en Internet, pero que cuentan con presupuestos ajustados. Los efectos del SEO suelen ser más duraderos que los de otros productos del marketing online, pero no conviene abusar. El SEO comprende un conjunto de estrategias de posicionamiento web que pueden intervenir en la arquitectura de la información, la velocidad de carga, el link building, el contenido web, etc. Como redactor, es la optimización del contenido web lo que me interesa y de lo que voy a hablar.

Carlos Bravo decían en una ponencia en #cursobloggers que algunas técnicas SEO no son muy recomendables, puesto que si Google cambia mañana sus ‘preferencias’ podría enviarnos a la cola de los resultados de búsqueda. Y no es un temor infundado, porque Google cambia sus criterios en indexación cada 3 meses desde el año 2011. En eso consiste Google Panda, una actualización del algoritmo de búsqueda cuya finalidad es, entre otras, penalizar a quienes abusan de las técnicas SEO.

Estoy convencido de que existe un término medio entre la postura de Carlos Bravo y la de los fundamentalistas del SEO. Ese ‘justo medio’ debe pasar, necesariamente, por el uso del sentido común.

Veamos a continuación algunas formas de practicar SEO seguro para contenido web.

  1. Evitar la sobreoptimización: conseguir un buen posicionamiento web en Google no sirve de nada si no tienes en cuenta las palabras clave o keywords por las que te posicionas. Si tienes una pequeña empresa de desarrollo web de nada te servirá posicionarte en los primeros resultados de búsqueda con la keyword ‘hoteles baratos’. Obvio, ¿no? Sin embargo, las palabras clave ‘diseño web’ y ‘desarrollo web’ te pueden traer tráfico del bueno, es decir, del que a veces incluso te contrata algún servicio. Pero no debes incluir demasiadas palabras clave en el contenido de tu web o los posts de tus blogs. No voy a entrar en si lo idóneo es un 2 o un 3% de densidad en las palabras clave (ya me parece demasiado). Escribe con naturalidad y utiliza sinónimos alternando con tus palabras clave. Experimenta, pero no seas demasiado promiscuo.
  2. No olvides el factor ‘human frendly‘: por suerte ya no abundan tanto quienes meten la keyword a pelo, pasando olímpicamente de la concordancia entre género y número, o cometiendo faltas de ortografía adrede para captar a los usuarios que no escriben correctamente. Si haces esto tu público puede pensar que padeces un grave caso de dislexia, que no sabes escribir o no eres serio. Más importante todavía que el SEO es el human frendly, es decir, que el contenido sea ‘amigable a las personas’. Por tanto, no abuses del lenguaje obsceno, también es importante decir cosas bonitas.
  3. No alteres los estándares clásicos de exposición y argumentación: los periodistas y los literatos suelen considerar las técnicas SEO para contenido web como algo poco ético, y debido a los abusos que se producían (y se siguen produciendo), no les falta su parte de razón. No ingenies formas enrevesadas de escribir con el fin de meter más keywords pensando que los buscadores caerán rendidos a tus pies. Publica textos claros, concisos, expositivos e informativos. Olvídate del salto del tigre o del triple salto mortal.

Estos son algunos de mis consejos sobre cómo utilizar el SEO para contenido utilizando el sentido común. El tema es muy amplio y son muchas las cosas que se me han quedado en el tintero, pero no es problema. Seguiremos tratando este tema en otros posts. Y tú, ¿practicas el SEO seguro?

A %d blogueros les gusta esto: