En un reciente post os decía que bloguear gratuitamente para otros no suele ser una buena idea. También señalaba que existen excepciones, y el guest blogging practicado con sensatez es una de ellas. El guest blogging podría traducirse como ‘bloguero invitado’ o ‘bloguear como invitado’, y consiste en publicar posts en blogs anfitriones con fines promocionales. Sin embargo, el afán por rentabilizar a toda costa los fenómenos emergentes en Internet, pervierte a menudo su sentido original.

Es importante diferenciar al anfitrión que te propone hacer guest blogging en su sitio, del que te está pidiendo que le suministres contenido gratuito de forma regular. El tema es más delicado de lo que parece, y además, Google Penguin ha puesto precio a la cabeza de los spammers, y bloguear masivamente en sites de terceros puede llegara  considerarse spam.

Las ventajas del guest blogging

El guest blogging es una práctica muy recomendable para negocios y proyectos en ciernes, profesionales freelance o personas que simplemente quieren hacerse notar en Internet para impulsar su proyecto o su imagen. Bien ejecutado, representa una relación de simbiosis entre el bloguero colaborador y el anfitrión. Veamos algunas de sus ventajas si se lleva a cabo con sentido común, eligiendo al escritor adecuado o el sitio idóneo para publicar:

Para los blogueros invitados

  • Publicitar su sitio web, su negocio o su imagen.
  • Posicionarse como experto en determinada materia.
  • Conseguir visitas a su website o su blog.
  • Colocar un enlace que puede proporcionarle un mejor posicionamiento web (link building).
  • Ampliar su red de seguidores, potenciales clientes o contactos profesionales.

Para el anfitrión

  • Obtener contenido gratuito para su site aliviando la carga de trabajo o el coste económico del contenido con alguna colaboración puntual.
  • Dar una imagen de seriedad invitando a expertos o personas con profundos conocimientos sobre un tema.
  • Conseguir la afiliación del lector, que puede empezar a seguir las publicaciones a la espera del próximo experto invitado.

Todas estas prestaciones del guest blogging dependen, insisto, de que las cosas se hagan bien.

¿Qué no es el guest blogging?

Las reflexiones que voy a exponer a continuación surgen de la lectura de un artículo en un blog, donde, en mi opinión, se proporciona información errónea e interesada sobre qué es el guest blogging. En este post se instaba a los lectores a escribir como invitados al menos una vez al mes en un mismo blog.

No voy a facilitar el enlace a este artículo porque no quiero entrar en polémicas estériles con nadie, solo pretendo aconsejar a redactores y bloggers profesionales con el fin de que entre todos establezcamos unos criterios que nos permitan dignificar la profesión. Permitidme que explique las razones por las cuales este tipo de consejos no me parecen adecuados, y por qué pienso que lo que exponen no guarda ninguna relación con el guest blogging.

Google Penguin cambia las reglas del juego

El guest blogging había sido hasta ahora una de las prácticas  dentro del link building, que consiste en conseguir enlaces externos hacia un sitio para aumentar su autoridad y conseguir un mejor posicionamiento en buscadores. Sin embargo, desde la entrada en escena de Penguin, Google persigue y castiga el link building por alterar de forma artificial los resultados de las búsquedas de Internet.

Desde 2012 sabemos que Google no le da demasiada importancia a que tengamos muchos enlaces apuntando hacia nosotros desde un mismo dominio. Lo que cuenta es tener muchas websites con enlaces hacia nuestro site. Sin embargo, esto también está cambiando. En este artículo (en Inglés) se dice que Google Penguin empezará a perseguir el guest blogging cuando sospeche que su única finalidad es la de obtener enlaces y penalizará a los autores, y esto incluye todo el contenido que vaya firmado por ellos. Esto era más que previsible observando la trayectoria de las sucesivas actualizaciones del algoritmo de Google, e implica que a partir de ahora habrá que planificar cuidadosamente dónde y con qué frecuencia conviene escribir como invitado.

El guest blogging no es sinónimo de trabajar gratis

Siguiendo consejos como el que se ofrecía en el post al que me refería antes, el bloguero invitado está participando en el sorteo de una sanción de Google. Por si fuera poco, el blog era de una empresa con la temática adecuada y la infraestructura necesaria para explotar dicho consejo. Solo tendrían que convencer a 30 bloggers para practicar guest blogging con ellos o sus clientes, para conseguir un servicio de contenido gratuito, con una ratio de publicación de un post por día y 30 posts mensuales. O persuadir al menos a 15 de ellos para tener la mitad del servicio cubierto de forma gratuita.

En otros sitios también he leído consejos sospechosos, como el de crear muchos blogs, nutrirlos exclusivamente con los contenidos obtenidos mediante guest blogging y rentabilizarlos con publicidad. Sin embargo, conseguir que un blog sea visible en Internet suele requerir de una estrategia de contenidos bastante más compleja, y para interesar a bloggers de calidad, el site debe contar con bastante afluencia de tráfico o un buen número de suscriptores. En resumen: ofrecer un espacio para blogueros invitados no consiste en obtener contenido gratuito a toda costa para ganar dinero con él.

Como en todo, existen excepciones, y hay que saber distinguir entre aquellos que se han propuesto vivir del guest blogging sin mayores esfuerzos (y sin muchas posibilidades de éxito, por cierto), y sitios como este, donde escribir una serie de artículos puede ser interesante no solo para redactores, sino para emprendedores en general.

Entonce, ¿qué es el guest blogging y cómo hay que practicarlo?

El guest blogging es un acuerdo donde ambas partes encuentran un beneficio mutuo y proporcional. En mi opinión, suministrar de contenido gratuito a un blog o una web de forma asidua o indefinidamente sin mayor pago que la visibilidad, no es exactamente un acuerdo proporcional. Creo que lo más inteligente es planificar estas apariciones en escena. A menudo, todo esto nace como un acuerdo entre conocidos o profesionales que advierten las ventajas de colaborar mutuamente. Es muy habitual que el anfitrión y el invitado intercambien los roles llegando a acuerdos para intercambiar publicaciones en sus respectivos blogs. También hay blogges que ofrecen espacios para publicar posts a cambio de dinero. Como redactor profesional, esta práctica me parece totalmente lícita, pero seamos precisos en los términos: eso tampoco es escribir como ‘invitado’, sino como cliente que solicita un servicio de publicidad.

En temas de marketing online no existen las verdades universales. Si discrepas de mi punto de vista o tienes algo interesante que aportar sobre el tema, mi blog está a tu entera disposición para que opines mediante los comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: