El término crowdsourcing, del inglés crowd (multitud) y sourcing (abastecimiento), hace referencia a determinados servicios externalizados que se ponen a disposición de una comunidad de profesionales, mediante concurso abierto, a través de una empresa que ejerce de intermediario. Este concepto es aplicable a un gran número de plataformas para redactores que abastecen de contenidos a empresas y profesionales de todo tipo.

Entre las más conocidas plataformas crowdsourcing para redactores destacan nombres como Textbroker, Vivilia, Mundo Artículo, Mundo Editores, Independent PublishingTextmaster, etc. Cuando empecé a trabajar como redactor me registré en casi todas, aunque en algunas no llegué a escribir un solo artículo. Me gustaría compartir con vosotros las conclusiones a las que llegué tras mi experiencia con este tipo de empresas intermediarias, y hablaros de sus ventajas y desventajas, tanto para los redactores que trabajan en ellas como para los clientes que solicitan sus servicios.

Ventajas e inconvenientes del crowdsourcing de contenidos para las empresas

Los negocios que suelen surtirse de contenidos mediante plataformas para redactores suelen ser empresas a la antigua usanza o PYMES que han decidido ganar visibilidad en el mundo online, necesitan textos para sus websites, blogs o tiendas online. Lógicamente, no todas las empresas que contratan estos servicios encajan con este perfil, pero sí la mayoría, según mi experiencia. Las ventajas de elegir una plataforma crowdsoucing para este tipo de empresas son:

  • Ahorrar en tiempo invertido buscando al redactor freelance más adecuado para su proyecto. Localizar al profesional independiente adecuado requiere tiempo y unas nociones mínimas acerca del sector para poder evaluar su trabajo.
  • Disponer de varios productos de contenido web con distintas relaciones calidad/precio. A menudo la empresa que desea contratar un servicio de contenido web no necesita un post brillante o un artículo impecable. Algunos clientes prefieren ahorrar un poco con un servicio de calidad media. Esto es discutible, pero cada negocio tiene sus propios criterios.
  • Contar con el respaldo de una comunidad de redactores especializados en diversas temáticas. Siempre y cuando, eso sí, la comunidad sea lo bastante grande. Algunos clientes se resisten a buscar un redactor freelance porque piensan que el contenido que precisan es demasiado especializado.

Estas son las prestaciones que estas plataformas pueden poner a disposición de las empresas, y para algunas, y bajo determinadas condiciones, puede funcionar bien. Sin embargo, existen algunos inconvenientes a la hora de proveerse con contenido en plataformas para redactores:

  • Teléfono roto o dificultades en la comunicación entre clientes y redactores. Obviamente, los intermediarios disponen de cortafuegos para evitar que los redactores profesionales les roben a sus clientes. En algunas plataformas, la única vía de comunicación es un pequeño brief que el contratante del servicio redacta para el creador de contenido. En otras, se habilita una función de comunicación basada en comentarios que resulta, al fin y al cabo, insuficiente, si se compara con el trato personal con un redactor freelance disponible a cualquier hora para ser telefoneado, o contactado por correo electrónico, Skype, etc.
  • Cacofonía y disparidad de estilos. Cuando muchas personas escriben sobre un mismo tema, y especialmente cuando hablamos de blogs corporativos que requieren un ritmo constante de publicación, se produce una disparidad de estilos, o una repetición de tópicos (puesto que a menudo los redactores desconocen el blog en el cual van a publicarse sus textos y los artículos posteados previamente). Las repeticiones de temas y fórmulas no siempre resultan negativas, puesto que permiten colocar enlaces internos a otras entradas, pero esto supone trabajo extra editando y adaptando las referencias y los links entre unos posts y otros. En algunos blogs el contenido es escrito por varias personas y el resultado es bueno de todos modos. Pero a largo plazo, merece la pena evitar que cada post tenga un estilo completamente distinto, y para ello, lo mejor es tener a un redactor en plantilla, trabajar de forma habitual con un redactor independiente o un pequeño grupo de ellos.
  • Imposibilidad de predicción respecto a tiempos de entrega y características de los encargos. Estos problemas derivan, al fin y al cabo, de la imposibilidad de tener un trato directo con el redactor. Al salir los encargos a concurso, algunos pueden tardar mucho tiempo en encontrar a un redactor interesado. Sucede lo mismo respecto a las características del proyecto. Los redactores profesionales sabemos que no es lo mismo un artículo bueno que un artículo que satisface las necesidades y los deseos del cliente. Todos los malentendidos posibles por parte del redactor podrían ser evitados con un brief que cubriera todas las posibilidades de confusión, pero eso requeriría mayores esfuerzos para la empresa que escribir ellos mismos su propio contenido.

Ventajas e inconvenientes de las plataformas crowdsourcing para los redactores

De entre las ventajas de las plataformas para los redactores habría que mencionar:

  • La posibilidad de empezar a trabajar. Para quienes se inician en una carrera profesional como redactores, tantear estas plataformas es una manera de adentrarse en el entorno laboral que han elegido.
  • Aprender un oficio y recibir dinero a cambio. Normalmente, las plataformas para redactores cuentan con supervisores que orientan y aconsejan a los escritores principiantes. Con estas empresas se puede aprender técnicas SEO enfocadas al posicionamiento en buscadores, normas o pautas de estilo para escribir textos en distintos registros, etc. Es una forma de prepararse obteniendo algún ingreso durante el proceso.
  • Anonimato para cubrir su reputación ante los errores fruto de la inexperiencia. Admitámoslo, de nada sirve tener un don innato para escribir si uno no conoce la profesión. Para algunos redactores, el crowdsourcing les permite equivocarse tantas veces como sea preciso sin dañar su imagen, que permanece oculta.

Una vez disponemos de la información relativa a las ventajas, pasemos a los inconvenientes de escribir para plataformas cowdsourcing:

  • Mala remuneración por el trabajo. En general, estas plataformas pagan poco. ¿La razón?, muy simple: como intermediarios, su objetivo es el de conseguir beneficios ofreciendo precios competitivos y atractivos para los clientes. ¿Cuál es la forma de conseguirlo? Pagando mal al redactor. Creedme, hay muy pocas excepciones, y quienes tratan de romper con esa dinámica de trabajo mal pagado para el redactor corren el riesgo de quebrar, como le sucedió a Contentoz.
  • Escasez de encargos. Por lo general, las plataformas crowdsourcing disponen de muchos redactores y pocos encargos disponibles. En estas comunidades no solo hay redactores profesionales, sino también bloggers aficionados que solo aspiran a obtener un dinero extra. Salvo en muy pocos casos, no es posible obtener unos ingresos mensuales suficientes, ni tan siquiera escribiendo en todas estas plataformas a la vez. De hecho, algunas de ellas tardan semanas o incluso meses en añadir un nuevo proyecto disponible. ¿La razón de esta escasez de clientes? Yo me hago una idea en relación a los inconvenientes para las empresas mencionados más arriba. Extraed vuestras propias conclusiones.
  • Dificultades de planificación. El redactor que escribe exclusivamente en plataformas crowdsourcing no puede pronosticar los ingresos que recibirá a fin de mes. Es cierto que el redactor independiente que busca a sus propios clientes tampoco puede, a menudo, hacer predicciones demasiado precisas al respecto. Pero lo que este último sí puede hacer es tomar decisiones sobre la marcha, duplicar sus esfuerzos en marketing, enviar más e-mails, o centrarse en unos aspectos del trabajo frente a otros dependiendo del volumen de encargos que van surgiendo. Podría parecer que este aspecto carece de importancia, pero para un freelance, ¡la organización es fundamental! Depender de estas plataformas es carecer por completo de control sobre el propio trabajo.

Crowdsourcing… ¿sí o no?

Como creo que se desprende de todo lo dicho hasta ahora, en algunos casos, acudir como clientes a una plataforma crowdsourcing para redactores o plantearse el hecho de escribir para ellos puede ser una buena idea. Sin embargo, estoy convencido de que

  1. si necesitas una cantidad considerable de contenido para tu negocio o proyecto, tarde o temprano acabarás acudiendo a un redactor independiente o implementando a un trabajador en plantilla que se encargue del contenido;
  2. si eres redactor puedes complementar ingresos con el crowdsourcing, pero si restringes tu actividad a estas plataformas, acabarás estableciéndote como escritor independiente y buscando a tus propios clientes, o abandonarás definitivamente esta profesión.

Debo decir que la plataforma mejor organizada que conocí cuando escribía en estos sitios es sin duda Textbroker. No obstante, apenas dispone de trabajo y todavía está muy lejos de proporcionar unos ingresos proporcionalmente adecuados por los servicios requeridos. La más honrada y sin duda, la que mejor pagaba a sus redactores, Contentoz, que en mi opinión, quebró precisamente por eso (y esta es una de las razones por las cuales pienso que el modelo crowdsourcing tiene grandes inconvenientes cuando se aplica al mercado de contenidos web y el copywriting). La peor nota se la llevan, basándome en mi experiencia, Mundo Artículo, Independent Publishing y Mundo Editores. No llegué a escribir ni un solo párrafo para ellos, debido a la mala remuneración de los encargos.

Y vosotros, queridos lectores, ¿qué experiencias habéis tenido con las plataformas para redactores?

A %d blogueros les gusta esto: